Iván Rivas durante su discurso en la casona de Xicoténcatl el 24 de noviembre de 2016.

¿Qué es ser un héroe?, es una persona común

  • Gonzalo Rivas murió el 1 de enero de 2012 a consecuencia de las quemaduras de tercer grado que sufrió al apagar la bomba de gasolina que fue incendiada el 12 de diciembre durante un desalojo de estudiantes de Ayotzinapa que bloqueaban la autopista Cuernavaca-Acapulco.
  • “Se trata de un héroe de dimensiones civiles que encarna en su naturaleza aspiraciones y reclamos de una multitud silenciosa”, manifestó el senador Roberto Armando Albores, al dar a conocer que la Medalla Belisario Domínguez 2016 sería entregada, post mortem, al “Héroe de la gasolinera”

 Fotos: Presidencia de la República

> Murió precisamente por amor a la vida

Discurso pronunciado por el teniente Iván Inocencio Rivas Cámara, en representación de Gonzalo Miguel Rivas Cámara, galardonado post mortem con la Medalla de Honor “Belisario Domínguez”. Casona de Xicoténcatl, 24 de noviembre de 2016.

Cuando supimos lo que le había pasado a Gonzalo, no podíamos creerlo, sencillamente estábamos dolidos y preocupados, como a cualquiera le hubiera ocurrido, la noticia de un ser querido se debatía entre la vida y la muerte fue algo impactante y terrible, lo queríamos simplemente bien, lo queríamos, queríamos muchas cosas en ese momento.

Hoy mismo y en este instante quisiera tan sólo que estuviera aquí.

Gonzalo Miguel Rivas Cámara, mi hermano, murió el 1º de enero del 2012, su corazón se detuvo tras una agonía de 20 días, provocada por las quemaduras que presentaba en la mayor parte de su cuerpo.

Pese a su dolor y condición él nunca se arrepintió de lo que hizo, fueron sus propias palabras las que me la confirmaron; lo atestigüe al tener la fortuna de compartir con él sus últimos días y horas.


“Gonzalo dijo haber dicho tan sólo lo que debía hacer, simplemente eso


Gonzalo dijo haber dicho tan sólo lo que debía hacer, simplemente eso, hacer lo correcto, aunque en ello se le fuera la vida.

Imag-Disc-Historico-BelisarioDomínguez

 

Cada minuto, cada pensamiento suyo, después de esa tragedia, estuvieron dedicados a la gente a quien amaba, a nuestra madre, a la memoria de nuestro padre, a sus cuatro hijos, a sus hermanos y hermana, a la vida en la que él quería pertenecer, a su México, al que él tanto amaba.

Por ello, cuando nos comunicaron que él iba a ser distinguido con la Medalla de Honor “Belisario Domínguez” supimos, sin reserva, que estas palabras debían de ser un mensaje de paz, sólo un mensaje de paz, así lo hubiera querido él; y así como nosotros, su familia, honramos su recuerdo.

Con respeto y humildad me dirijo a todos ustedes.

Muy buenas tardes, es un gran honor estar hoy aquí en este recinto que simboliza la voz y la voluntad democrática de nuestra nación.

Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas.

Senador Pablo Escudero Morales, Presidente de la Mesa Directiva de la Honorable Cámara de Senadores.

Diputado Edmundo Javier Bolaños Aguilar, Presidente de la Mesa Directiva de la Honorable Cámara de Diputados.

La señora Clitia Cámara Murillo, madre de Gonzalo, recibió la medalla y el diploma que acreditan al “Héroe de la gasolinera” como miembro de la Orden Mexicana de la Medalla Belisario Domínguez.

La señora Clitia Cámara Murillo, madre de Gonzalo, recibió la medalla y el diploma que acreditan al “Héroe de la gasolinera” como miembro de la Orden Mexicana de la Medalla Belisario Domínguez.

Ministro Eduardo Medina Mora, Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Senador Roberto Armando Albores Gleason, Presidente de la Comisión de la Medalla Belisario Domínguez.

Licenciado Manuel Velasco Coello, Gobernador del estado de Chiapas.

Integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

Damas y caballeros:

Mi voz es la de mi familia y la de los amados hijos de Gonzalo, permítanme hablarles un poco de él.

Mi hermano nació el 28 de abril de 1962, fue el mayor de cinco hermanos, quienes crecimos rodeados de amor, apoyo y comprensión. Somos una familia naval, así lo sentimos siempre; mi padre se retiró del servicio activo de la Armada de México con el grado de Capitán de Corbeta C. G., máquinas.

Los familiares de Gonzalo Rivas, junto a la estatua de Belisario Domínguez en la antigua sede del Senado.

Los familiares de Gonzalo Rivas, junto a la estatua de Belisario Domínguez en la antigua sede del Senado.

Tres de nosotros, incluyendo a Gonzalo, seguimos sus pasos, jurando ante nuestro Lábaro Patrio lealtad a la Nación.


“La rutina en casa iniciaba literalmente con un toque de diana”


La rutina en casa iniciaba literalmente con un toque de diana, había rutina de deporte, hora de estudio y de faenas. Son días inolvidables, días de familia, de un hogar, en los que los años pasaron entre la rutina escolar, los deberes que todo niño cumple en casa, y el olor a mar que se respira en el heroico Puerto de Veracruz.


“Cada hijo tiene algo especial, cada hermano es diferente y tiene algo extraordinario, por ejemplo, él siempre fue audaz y valiente”


Cinco hermanos, un padre marino y una madre entregada al amor de su casa. Ahora lo sé, cada hijo tiene algo especial, cada hermano es diferente y tiene algo extraordinario, por ejemplo, él siempre fue audaz y valiente, y así lo vimos nosotros.

Lo recuerdo vistiendo su uniforme de marino, lo recuerdo emocionado al contarnos sus experiencias como paracaidista. Recuerdo también uno de mis cumpleaños, cuando yo soñaba que a mi fiesta llegarían los luchadores que yo veía en la televisión, y a los que admiraba.

El nombre de Gonzalo Rivas fue develado en el Muro de Honor de la casona de Xicoténcatl.

El nombre de Gonzalo Rivas fue develado en el Muro de Honor de la casona de Xicoténcatl.

Entonces, en medio del festejo, sin que yo pudiera creerlo, aparecieron, eran un grupo como de tres o cuatro, la pasamos bien. Nos hicieron una demostración de impactantes llaves y lances, después vino lo mejor. Justo antes de irse se quitaron las máscaras y, frente a nosotros, eran Gonzalo y sus amigos, en ese momento nació mi héroe.

Habría quienes se pregunten, ¿qué es ser un héroe? Mi respuesta es: “es una persona común”, en este caso un hombre de vida familiar, un hombre de trabajo honrado con una vida prácticamente ordinaria.

Como cualquiera otro que, en un día sin pensarlo, lo da todo por lo demás.

Cuando cumplí siete años, el regalo que él me regaló…

Cuando cumplí siete años él me regaló uno de los mejores días de mi vida.


“El 12 de diciembre del 2011, le regaló a muchos otros la oportunidad de regresar a casa, sanos y a salvos”


El 12 de diciembre del 2011, le regaló a muchos otros la oportunidad de regresar a casa, sanos y a salvos.

Años atrás, Gonzalo Rivas Cámara se había separado del servicio antiguo de la Armada de México, persiguiendo el amor y una familia.

Momento a partir del cual dedicó su vida a ejercer laborales del ramo de la informática, las mismas actividades que lo llevarían a estar en ese día y en ese lugar.

Quienes lo amamos, lo tenemos siempre presente.

Podemos entender absolutamente su deseo e impulso de ayudar y detener lo que pudo ser una desgracia.

No hay ni habrá algo que nos consuele, ni sane el enorme dolor que nos ha dejado su partida.

En cualquier circunstancia la pérdida de un ser querido y amado genera un duelo de la dimensión de sentimientos de cada persona, pocos comparables y medibles.

Sin embargo, como familia, como mexicanos, agradecemos esta enorme distinción y muestra de solidaridad por parte del Honorable Senado de la República.

 Iván Rivas durante su discurso

Iván Rivas durante su discurso

Un reconocimiento que nos permite visualizar la partida de Gonzalo, desde otro punto de vista.

Esta noble presea es para mi madre, quien perdió una parte de su alma y para los hijos de él, quien vive su ausencia.

Una ausencia que a partir de hoy estará acompañada de la idea de saber que su muerte tuvo una noble causa.

A todos ustedes y a quienes se pronunciaron a favor de este reconocimiento, les expresamos nuestro agradecimiento.

De igual manera, a quienes propusieron a otras personas para recibir esta honorable medalla, me enorgullece saber que hay personas de ilustres actos que también merecen ser reconocidas.

Qué gran alegría, qué gran orgullo, saber que hay muchos más como él en este nuestro México, quienes desde diferentes acciones enaltecen a nuestra nación. Y hacen más justa y valiosa la humanidad.

Seres humanos dispuestos a darlo todo para que todo sea mejor y lograr una sociedad más honesta, más segura y más justa.

Unos con su voz y pensamiento, otros con actos solidarios, pero todos ellos haciendo loable y venciendo sus miedos, yendo más allá de sus propias fuerzas para alcanzar sus ideales; ideales de bondad, de paz y de justicia.

Extraordinarias personas que hacen lo que muy pocos atreveríamos a hacer. Para ellos también vaya este reconocimiento.

Portada-OK

Estoy seguro que así lo habría expresado Gonzalo, así lo dejó claro cuando en cada uno de los años entregó su vida al servicio de México y lo hizo con honor, con deber, con lealtad y, sobre todo, con patriotismo.


“Murió precisamente por amor a la vida”


Murió precisamente por amor a la vida, por su enorme deseo de impedir que otros ante un peligro la perdieran.

Creemos que era justamente la visión que en su momento enarboló el doctor Belisario Domínguez a través de la palabra.

La ejecución de los actos nobles para cumplir con nuestro deber; un deber ciudadano y humano, aun con el peligro y con la seguridad de perder la existencia.

Si cada uno de los mexicanos hiciera lo que le corresponde, la patria estaría salvada.

Sentenció en su momento y que razón tenía.

No estamos seguros, cuántos de nosotros hubiéramos hecho lo que Gonzalo.

El Gobernador de Chiapas, el líder del PRI, Secretarios de Estado y el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México estuvieron entre los invitados.

El Gobernador de Chiapas, el líder del PRI, Secretarios de Estado y el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México estuvieron entre los invitados.

Lo que sí sabemos es que pese al enorme dolor que nos ha causado su partida, de haber podido detenerlo, muy seguramente ni siquiera lo hubiéramos intentado.

Él tenía muy claro lo que tenía que hacer.


“Exaltamos un hecho innegable: dio su vida a cambio de impedir que otros la perdieran”


Al igual que ustedes, exaltamos un hecho innegable: dio su vida a cambio de impedir que otros la perdieran.

A mi hermano, dónde quiera que estés, lo acompañó por siempre nuestro amor y admiración.

Muchas gracias.

Guardia de honor ante el monumento de Belisario Domínguez.

Guardia de honor ante el monumento de Belisario Domínguez.

***

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>